00

Ningún producto

Envío gratuito!transporte
0,00€

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra

Cantidad
Total

Hay 0 artículos en su carrito.Hay 1 artículo en su cesta.

Total productos:: 
Total envío:: Envío gratuito!: 
Total: 
Continuar la compraIr a la caja

Glutatión Liposomal

El glutatión liposomal es un suplemento muy interesante, ya que todas las células lo requieren; de hecho, tu cuerpo lo fabrica. Es el antioxidante más potente del cuerpo que combate los efectos del estrés físico y emocional, los patógenos, las toxinas, los radicales libres y el envejecimiento. Las investigaciones muestran que unos mayores niveles de glutatión a nivel sanguíneo e intracelular puede tener muchos beneficios

El glutatión liposomal (GHS) es una proteína que se produce de forma natural en todas las células de tu cuerpo, y se conoce como un péptido compuesto por cisteína, glutamina y glicina. Tu cuerpo utiliza el glutatión para protegerte de los efectos del estrés físico y emocional, los agentes patogénicos, las toxinas, los radicales libres y el envejecimiento. La mayor concentración de esta proteína se encuentra en el hígado. No es de extrañar, ya que este órgano elimina las toxinas del cuerpo. Es un antioxidante especial, puesto que es el único que puede funcionar con enzimas como la glutatión peroxidasa, evitando la oxidación de las membranas. También ayuda a activar las vitaminas E y C. 

Introducir glutatión en el cuerpo no es tan sencillo, dado que se destruye en el estómago. El glutatión liposomal tiene la ventaja de disponer de una protección contra el estómago resultado del ingenioso proceso de elaboración seguido. El glutatión y los fosfolípidos esenciales se combinan para formar pequeñas esferas llamadas liposomas, que tienen una biodisponibilidad de casi el 100 %. El glutatión está encapsulado en fosfolípidos esenciales que lo protegen y lo liberan donde se necesita. Es como administrar glutatión intravenoso, pero por vía oral.

Un artículo sobre los beneficios del glutatión lipoesférico (liposomal) escrito por Jenny Tschiesche, licenciada en ciencias con honores, Dip ION FdSc mBANT CNHC:

Si nunca has oído hablar del glutatión liposomal, tranquilo, no estás solo. En una encuesta a mis diez amigos más cercanos, ninguno de ellos había oído hablar de él. Contaron con que yo sería su «amiga científica» para este tema. Cualquier cosa que suene un poco a ciencia siempre acaba en mis manos.

Cuando les dije a estos amigos que el glutatión era tan importante para su salud que ninguno de los antioxidantes que consumen puede funcionar sin él, empezaron a prestar atención. Mientras, me senté y pensé: «Ay Dios, al menos saben lo que es un antioxidante». Eso es, sin duda, gracias al anuncio de televisión de una marca de zumo de uva púrpura, donde salen cuerpos flexibles vestidos con bodis púrpura al estilo de Cathy Freeman. Así es, se trata de esos superhéroes vitamínicos que luchan contra los villanos químicos (quienes podrían hacer que cayeras enfermo).

En fin, este nutriente es así de importante. Como la mayoría de los nutrientes, no es importante por sí solo, sino por lo que puede hacer al trabajar junto con otros nutrientes y sistemas del organismo.

En el mundo de la nutrición, a veces tropiezas con algunos nutrientes que son tan vitales para tu bienestar que —sin las cantidades suficientes— podrías estar, incluso, perjudicando ese entrenamiento perfecto o la dieta ideal. En el caso del glutatión liposomal, no puedes estar sin él, o más bien, sin la cantidad suficiente. No importa la comida, los suplementos, la cantidad de ejercicio o lo sano que pienses que estás: la deficiencia de este nutriente podría echar a perder todos tus esfuerzos. ¿Y sabes qué? La mayoría de la gente tiene deficiencia de glutatión.

Así que vamos a averiguar más cosas. He aquí las respuestas a las diez preguntas más frecuentes de mi grupo de amigos no científicos de recién interesados en el tema:

¿Qué es exactamente el glutatión?

A pesar de su importancia, el glutatión es, en realidad, una molécula muy pequeña. Nuestros cuerpos la producen y se encuentra en todas las células.

¿Por qué es tan importante?

El glutatión es el principal antioxidante natural presente en nuestras células. Otros antioxidantes que consumimos a través de nuestras dietas, como las vitaminas C y E, dependen de él para realizar su función.

Es la primera vez que oigo hablar de él. ¿Se ha investigado lo suficiente?

En efecto, se ha investigado mucho. De hecho, entre 2005 y 2008 se publicaron más de 38 000 trabajos de investigación relacionados con el glutatión y sus efectos sobre las enfermedades.

¿Qué hace?

El glutatión desempeña un papel clave en la desintoxicación, es decir, deshacerse de las toxinas ambientales, incluidos metales pesados, insecticidas y herbicidas, contaminación por emisiones de combustible y muchos subproductos del humo del tabaco. Sin embargo, estas no son las únicas toxinas que el glutatión puede combatir. Todos estamos expuestos a mucho más estrés del que nuestros cuerpos pueden soportar. El estrés puede causar oxidación en el cuerpo, la cual necesita ser tratada con antioxidantes como el glutatión; sin embargo, demasiado estrés puede agotar nuestros suministros.

¿Cómo puedo saber si tengo la cantidad suficiente?

No hay ninguna señal o síntoma específico, a menos que sea una deficiencia clínica, pero ten la seguridad de que una cantidad insuficiente de glutatión puede causar problemas en el sistema inmunológico. Sabemos, por ejemplo, que cantidades insuficientes pueden detener la acción de las células T y los linfocitos, incapacitándote para luchar contra infecciones. Las infecciones habituales y recurrentes son, por lo tanto, signos de que podrías sufrir deficiencia de glutatión.

¿Dónde puedo conseguirlo?

La buena noticia es que el glutatión se encuentra de forma natural en muchos alimentos como frutas y verduras orgánicas frescas. 

La mala noticia es que la mayoría de la gente no come suficiente e, incluso si lo hiciera, los métodos agrícolas modernos, combinados con la sobreexposición a toxinas ambientales potencialmente tóxicas y dañinas, a menudo pueden provocar una deficiencia. Además, si tienes deficiencia, necesitarás consumir incluso más cantidad de la que frutas y verduras pueden ofrecer.

¿Cómo puedo estar seguro de que estoy consumiendo suficiente?

No hace falta decir que la clave de un cuerpo sano es una dieta saludable. Esa dieta debe centrarse en gran medida en verduras y algunas frutas; las primeras son mucho más útiles para el cuerpo que grandes cantidades de las segundas. Lo ideal es que las verduras como la col, espinaca, zanahoria, apio, brócoli, pepino, repollo, pimientos, guisantes y judías se conviertan en la parte más importante de tu dieta diaria. 

Sin embargo, una buena dieta es solo uno de los elementos de la ecuación del glutatión. Por desgracia, el glutatión puede descomponerse muy rápidamente en el intestino y el hígado antes de llegar al torrente sanguíneo, donde tiene mayor efecto. Aunque se ha demostrado que el glutatión intravenoso es muy eficaz, no todos tenemos acceso a tales métodos de administración de suplementos.

Entonces, ¿cuál es la respuesta al problema de la deficiencia de glutatión?

Es el glutatión liposomal. Si te estás preguntando qué demonios significa eso, es muy simple: el glutatión se reviste de algo que hace que no se descompone en el cuerpo hasta que no llega a las células que más lo necesitan.