00

Ningún producto

Envío gratuito!transporte
0,00€

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra

Cantidad
Total

Hay 0 artículos en su carrito.Hay 1 artículo en su cesta.

Total productos:: 
Total envío:: Envío gratuito!: 
Total: 
Continuar la compraIr a la caja

5 pasos sencillos para un nuevo y vibrante tú en 2018

Posted on

«¡La vitamina C y la carnitina podrían ser el secreto de tu éxito!»

Los propósitos de Año Nuevo son geniales, pero admitámoslo: cuanto más radicales sean, más probable es que los rompas y te sientas culpable. En su lugar, este año intenta introducir algunos cambios simples que sean más fáciles de seguir.

Para llevarlos a cabo, puedes apoyarte en nutrientes que aumentan la energía, como la carnitina y la vitamina C, y así te aseguras que luchas contra los virus de la temporada de invierno y disfrutas de efectos mucho más duraderos en tu salud, condición física y bienestar.

 

Paso 1: reevalúa tu «cinco al día»

Es de sentido común que en estos días trates de incorporar cinco porciones de frutas y verduras al día, pero ¿lo haces? ¿Y es realmente suficiente?

El consenso general entre los nutricionistas es que esta cifra debería aproximarse a diez porciones al día. Cada vez hay más pruebas que sugieren que las personas que comen más frutas y verduras como parte de una dieta saludable en general tienen probabilidades de tener un menor riesgo de padecer una variedad de afecciones crónicas como diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Los entusiastas del deporte se alegrarán de saber que algunos de los nutrientes de la fruta y verdura como la vitamina C también ayudan a la recuperación muscular después de hacer ejercicio de forma energética. De hecho, los resultados de la investigación muestran que los bajos niveles de vitamina C afectan significativamente a la función muscular.

Las frutas y verduras son generalmente bajas en calorías, por lo que es poco probable que saboteen tus planes de dieta saludable de Año Nuevo, además de que también están llenas de una enorme variedad de vitaminas, minerales, antioxidantes, flavonoides y fibra.

 

Soluciones sencillas para aumentar tu consumo:

  • En vez de tomar tu desayuno habitual, tómate un batido de frutas con yogur o leche dos mañanas a la semana para aumentar la cantidad de proteínas y mantenerte saciado durante más tiempo.
  • Llena la mitad de tu plato con una mezcla de verduras coloridas
  • Merienda frutos secos como pasas, albaricoques y ciruelas pasas. Son fáciles de guardar y de llevar encima. Añade un puñado de nueces para ayudar a equilibrar los niveles de azúcar en la sangre y tendrás la combinación perfecta.
  • Las verduras congeladas son rápidas y fáciles de usar y pueden ser tan nutritivas como las verduras frescas. Intenta introducir algunas en tus platos favoritos.
  • Puedes agregar muchas verduras a tus sopas, y harán comida deliciosa y reconfortante.

 

Si tienes restricciones dietéticas por las que no siempre puedes cumplir con las pautas recomendadas de frutas y verduras, puedes optimizar tus niveles de vitamina C tomando un suplemento de vitamina C altamente biodisponible como Altrient C.

La vitamina C no solo tiene poderosas propiedades antioxidantes e inmunes, sino que también ayuda a regenerar otros antioxidantes importantes como la vitamina E, ¡por lo que obtienes dos por el precio de uno!

 

Paso 2: añade algunos ácidos grasos esenciales a tu dieta

Las grasas esenciales omega 3 y 6 que se encuentran en alimentos como el salmón, las nueces, la caballa, el aceite de oliva, las semillas de lino y el aguacate son, como su nombre sugiere, «esenciales», ya que tu cuerpo no puede producirlas, así que debes obtenerlas con tu dieta.

Estas grasas «saludables» desempeñan un papel importante en muchas funciones del cuerpo, incluido el equilibrio hormonal, la función cerebral, la circulación y la salud capilar.

Como ventaja adicional, también ayudan a reducir los niveles de grasas menos saludables, ¡lo que supone una excelente noticia para los culturistas, atletas y los que controlan su peso!

 

Paso 3: prueba cocinar con aceite de coco

A diferencia de la mayoría de las demás grasas de la dieta que consisten en ácidos grasos de cadena larga, el aceite de coco está compuesto principalmente por ácidos grasos de cadena media (AGCM). Esto le da propiedades químicas muy diferentes al aceite de coco en comparación con otras grasas y aceites.  En lugar de almacenar los AGCM como grasa, el cuerpo los utiliza muy rápidamente para obtener energía, lo que ayuda a quemar grasa en lugar de aumentar de peso, es decir, ¡todo son ventajas!

 

Paso 4: aprovecha al máximo tu rutina de ejercicios

Si eres un entusiasta de la actividad física y no puedes esperar para perder unos kilos y volver a tener el control de tu salud después de una explosión navideña, no descartes una pequeña ayuda. Añadir carnitina podría ser un valioso «complemento» para una dieta y un plan de ejercicio bien pensados debido a sus poderosas propiedades para quemar calorías. Parece que podría tener una función importante en el control de peso, ya que los estudios han descubierto que las personas obesas pueden tener una deficiencia de carnitina.

La carnitina desempeña un papel fundamental en la producción de energía al transportar la grasa a las mitocondrias (o fábricas de energía) de las células, donde puede transformarse en energía. Los expertos creen que mejora el ejercicio y el rendimiento físico, por lo que posiblemente podría hacer rendir un poco más tu rutina de ejercicios de 60 minutos.

Los investigadores han encontrado que la Acetil-L-carnitina es la forma de carnitina que mejor se absorbe, pero incluso eso puede verse obstaculizado si se toma en forma de suplementos estándar con baja biodisponibilidad. Los expertos en nutrición están de acuerdo en que los suplementos liposómicos como Altrient son de lejos la mejor opción si desea garantizar que casi el 100 % de la Acetil-L-carnitina llegue a las células que más lo necesitan.

 

 

Paso 5: date tiempo para relajarte y desestresarte

No empieces el año nuevo de prisa y corriendo con una interminable «lista de cosas por hacer»; cuantas más cosas quieras hacer, menos realizable parecerá y, por tanto, te estresarás con más fácilidad. A pesar de que tu cuerpo puede hacer frente bastante bien a muchas tareas, necesitas tiempo para relajarte y desconectar.

Los niveles elevados de estrés pueden afectar a tu presión arterial, así como agotar los nutrientes esenciales de tu cuerpo que son vitales para mantener el sistema inmunológico y tu energía. No es de extrañar que muchas personas se enfermen después de una Navidad agitada o que no tengan absolutamente nada de energía. ¡No tiene sentido comer frutas y verduras adicionales si el estrés elimina los beneficios y no puedes ir al gimnasio!

Planificar con anticipación y delegar trabajos a amigos o familiares puede aliviar la presión y crear un poco de tiempo para que puedas escuchar música, leer un libro, hacer alfarería en el jardín o cualquier otra cosa que te ayude a relajarte.

Cuando se trata de estrés, las vitaminas B son esenciales para mantener el sistema nervioso y son vitales para ayudarte a hacer frente a las demandas adicionales, así como para aumentar los niveles de energía que a menudo son bajos en esta época del año.

Los estudios han identificado que el estrés crónico agota un número de vitaminas B como la vitamina B6 y B12, por lo que tiene sentido tomarse como suplemento un complejo de vitamina B. Elegir una combinación de nutrientes altamente biodisponible, como el Altrient B liposomal, te dará la máxima absorción y te ayudará a ponerte en marcha y a tener una sonrisa en tu rostro.

 

Referencias

  1.      Anitra C Carr et al. Human skeletal muscle ascorbate is highly responsive to changes in vitamin C intake and plasma concentrations. Am J Clin Nutr. 2013; 97, (4): 800-807.
  2.      Evangeliou A & Vlassopoulos D. Carnitine Metabolism and Deficit – When Supplementation is Necessary? Current Pharmaceutical Biotechnology. 2003: 211-219.
  3.      Harris WS. Fish oils and plasma lipid and lipoprotein metabolism in humans: a critical review.  The Journal of Lipid Research. 1989; 30: 785-807.
  4.      Kostkiewicz  M & Pauwels EK. Fatty acid facts, Part III: Cardiovascular disease, or, a fish diet is not fishy.Drug News Perspect., 2008; 21, (10) 552-6.
  5.      Müller DM, Seim H, Kiess W, Löster, H & Richter T. (2002) Effects of Oral l-Carnitine Supplementation on In Vivo Long-Chain Fatty Acid Oxidation in Healthy Adults. Metabolism, 2002; 51, (11): 1389-1391.
  6.      Odo S, Tanabe K & Yamauchi M. A Pilot Clinical Trial on L-Carnitine Supplementation in Combination with Motivation Training: Effects on Weight Management in Healthy Volunteers. Food and Nutrition, 2013; 4: 222-231.
  7.      Reda E,  D'Iddio S, Nicolai R, Benatti P & Calvani M. The Carnitine System and Body Composition. Acta Diabetol, 2003; 40: 106-113.
  8.      Schwalfenberg G. Omega-3 fatty acids: Their beneficial role in cardiovascular health. Canadian Family Physician. 2006; 52(6):734-740.

 

  1.      Stough C, Simpson T, Lomas J et al. Reducing occupational stress with a B-vitamin focussed intervention: a randomized clinical trial: study protocol. Nutr J. 2014;13 (1):122.
  2.   Simopoulos AP. The omega-6/omega-3 fatty acid ratio: health implications. OCL 2010; 17(5) : 267–275.
  3.   Wutzke KD & Lorenz H. The Effect of l-Carnitine on Fat Oxidation, Protein Turnover, and Body Composition in Slightly Overweight Subjects. Metabolism, 2004; 53, (8): 1002-1006.