Carrito: 0 (0)

Ningún producto

Envío gratuito! transporte
0,00 € Total

Confirmar

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra

Cantidad
Total

Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su cesta.

Total productos:: 
Total envío::  Envío gratuito!: 
Total: 
Continuar la compra Ir a la caja

Blog

2017
October11

¿Pierde pelo? Es posible que tenga una carencia de vitaminas B

 
¿Pierde pelo? Es posible que tenga una carencia de vitaminas B

La determinación de la causa de la pérdida del cabello sigue siendo un tema debatido entre la comunidad científica, ya que parece haber varios factores implicados. Sin embargo, es probable que las deficiencias de nutrientes sean una parte importante del problema, especialmente las vitaminas del grupo B.

El adelgazamiento progresivo del cabello es una queja común, tanto en hombres como en mujeres. A menudo se denomina alopecia androgénica (AAG) y afecta a la mitad de los hombres y las mujeres al llegar a los 50 años de edad.

La pérdida de cabello puede tener efectos devastadores en la autoestima, lo que lleva a la depresión y la falta de confianza, si bien no es necesariamente un resultado inevitable. Con unos pocos cambios en el estilo de vida y algunos nutrientes cuidadosamente seleccionados, puede esperar un cabello fuerte y saludable.

 las vitaminas del grupo B

Cabello y folículos pilosos

El cabello crece a partir de un folículo y se forma a partir de células similares a las de la piel, que se componen, principalmente, de la proteína queratina. Los capilares sanguíneos que rodean cada folículo transportan los nutrientes necesarios para la reproducción y el crecimiento de las células capilares. El cabello crece en tres fases denominadas anágena, catágena y telógena:

  1.      Anágena - es la etapa de crecimiento y puede durar de semanas a años.
  2.      Catágena - las células capilares mueren.
  3.      Telógena - es la etapa de reposo que dura entre uno y tres meses.

Continuamente se pierden pequeñas cantidades de folículos pilosos y, de promedio, se pierden unos 90 cabellos al día.

 

Salud del cabello y el cuero cabelludo

La salud del cabello depende de la circulación hasta la raíz y la cantidad de nutrientes y hormonas presentes en la sangre. También es sumamente importante que haya una cantidad suficiente de proteínas en la dieta por lo que respecta a la fuerza y elasticidad del cabello.

Por lo tanto, una mala nutrición y circulación pueden conducir a un crecimiento y un estado precarios del cabello, mientras que un aumento en el flujo de sangre hacia esta zona puede mejorar su crecimiento.

 

Causas de la caída del cabello

Todavía se busca una respuesta definitiva para la causa de la pérdida del cabello, si bien estos son algunos de los factores contribuyentes:

Deficiencia nutricional

El cuero cabelludo tiene una renovación muy alta de las células del folículo piloso que requieren un suministro constante de nutrientes y energía. La falta de calorías o una deficiencia de proteínas, vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales puede conducir a la pérdida del cabello y a anomalías estructurales.

Envejecimiento

Cada folículo tiene un número limitado de ciclos. Después de 40 años, el crecimiento del cabello se ralentiza y no se reemplaza tan rápidamente como se pierde. Esto se traduce en un adelgazamiento y, para algunos, en un grado de calvicie o alopecia que se produce en ambos sexos, aunque mucho menos dramáticamente en las mujeres.

 

Tratamientos médicos y medicamentos

El tratamiento del cáncer que incluye quimioterapia y radioterapia influye en la pérdida del cabello. Los efectos secundarios de algunos medicamentos causan pérdida del cabello.

las vitaminas del grupo B 

Mala salud intestinal

Los desequilibrios en la flora intestinal, la celiaquía o la sensibilidad al gluten pueden afectar a la salud del cabello.

 

Traumatismo físico o trauma emocional

Las fiebres, las hemorragias, las enfermedades graves, el parto y el estrés pueden contribuir a la pérdida del cabello.

 

Problemas hormonales

El desequilibrio en los andrógenos (hormonas masculinas) está relacionado con el adelgazamiento del cabello y ocurre en hombres y mujeres. La mala función de la tiroides, así como los cambios hormonales después del embarazo y durante la menopausia pueden causar la pérdida de cabello.

 

Otros factores

La mala salud, las enfermedades crónicas, los tumores y el alcoholismo pueden hacer que el cabello se debilite, se caiga o cambie de color. Los productos químicos utilizados para teñir, hacer permanentes o alisar el cabello pueden causar daños y debilitar el cabello.

 

Prevención de la caída del cabello

Presumiblemente su cabello es su principal atractivo, pero ¿cómo se consiguen unos rizos fuertes y brillantes?

Los cortes de cabello regulares combinados con tratamientos con acondicionadores protectores serán de ayuda, aunque su cabello también necesita que lo nutran desde dentro. Un buen aporte de nutrientes es esencial para alimentar el folículo piloso, mejorando la circulación al cuero cabelludo y proporcionando los componentes básicos para el crecimiento de un pelo fuerte.

 

Nutrientes Necesarios:

 

Vitaminas B

El pelo sano depende de las vitaminas del grupo B, especialmente la biotina, B1, B3, B5 y B6 que se encuentran en la carne, los cereales integrales y las verduras de hoja verde. Este importante grupo de vitaminas son vitales para el metabolismo de los ácidos grasos, que son esenciales para la salud y flexibilidad de las membranas celulares, manteniendo el cabello fuerte y lubricado.

Las deficiencias de vitaminas B pueden contribuir a la desnutrición de las células del folículo piloso. En particular, la biotina es necesaria para metabolizar los aminoácidos que dan lugar a la queratina. Los pacientes con deficiencia de biotina a menudo tienen alopecia. Los investigadores encontraron que esta condición mejoró con un rebrote gradual del pelo tras la administración de un suplemento diario de 200 mcg de biotina.

Casi la mitad de la biotina diaria se produce en el intestino por bacterias intestinales sanas. Los estudios sugieren que la deficiencia de biotina puede ocurrir en personas con una microbiota intestinal comprometida. Las personas con antecedentes de sensibilidad al gluten son más propensas a la deficiencia de biotina por esta razón. La suplementación con probióticos puede ser útil.

La biotina se puede encontrar en diversos alimentos.  Los plátanos tienen la concentración más alta, pero la mayoría de legumbres (incluyendo los cacahuetes y las lentejas) también son ricos en biotina. Las personas con restricciones dietéticas o una digestión comprometida pueden beneficiarse de fórmulas liposomales con una buena absorción, como Altrient B, que transporta los nutrientes directamente a las células evitando problemas digestivos complicados.

 las vitaminas del grupo B

Vitamina C

Esta vitamina es crucial para la producción y el mantenimiento del colágeno; el tejido conjuntivo que se encuentra dentro de los folículos pilosos. Sus propiedades altamente antioxidantes también protegen las células del folículo piloso y las células de los vasos sanguíneos cercanos que suministran nutrientes y oxígeno al cuero cabelludo. Los pacientes celíacos y con sensibilidad al gluten suelen tener deficiencia de vitamina C.

De nuevo, una forma liposomal de la vitamina C, como Altrient C, proporciona al cuerpo grandes beneficios ya que los liposomas son capaces de viajar a través del sistema digestivo sano permitiendo así que la vitamina C llegue directamente a las células donde más se necesita.

Ácidos grasos omega 3

Estos son importantes para mantener el cuero cabelludo y el cabello lubricados e hidratados. Los bajos niveles de omega 3 pueden provocar que el cabello esté seco, quebradizo y apagado. El pescado azul, la carne de animales alimentados con hierba y las nueces son buenas fuentes de omega 3.

 

Proteínas

Las proteínas son esenciales para el crecimiento y la reparación de todos los tejidos corporales, incluido el cabello. El cuerpo necesita proteínas para producir queratina. Una dieta baja en proteínas puede afectar a los tejidos ricos en queratina, contribuyendo al adelgazamiento y la pérdida del cabello.

 

Factores del estilo de vida

  • Dejar de fumar - El cadmio en el humo del cigarrillo puede aumentar las hormonas que promueven la caída del cabel
  • Elegir tratamientos suaves para el cabello – Evite aplicar demasiado calor y procesos químicos
  • Masajear el cuero cabelludo - Masajee regularmente el cuero cabelludo para favorecer el flujo sanguíneo hacia los folículos pilosos
  • Controlar el estrés - Esto altera las hormonas y puede afectar el crecimiento del cabello. Hacer yoga o meditación con regularidad como parte de la rutina diaria puede hacer maravillas para mantener bajos los niveles de estrés.

Con un poco de esfuerzo, unos cuantos ajustes del estilo de vida y algunos nutrientes bien absorbidos, ¡la pérdida de cabello podría ser cosa del pasado!

Escrito por Jacqueline Newson, BSc (Hons) – Terapia nutricional

 las vitaminas del grupo B

Referencias

  1. Bandaranayake I & Mirmirani P. Hair Loss Remedies—Separating Fact From Fiction
  2. Cutis. 2004;73:107-114
  3. Cha HS et al. ResearchArticle Effect of Pumpkin Seed Oil on Hair Growth in Men with Androgenetic Alopecia: A Randomized, Double-Blind, Placebo-Controlled Trial. Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine 2014: 1-7.
  4. Heidecker B et al. Dietary supplement increases anagen hair rate in women with telogen effluvium: results of a double-blind, placebo-controlled trial. Therapy 2007; 4, 1 : 59-65.
  5. Herskovitz I & Tosti A.  Review Article Female Pattern Hair Loss Ingrid .Endocrinology and Metabolism. 2013, 11(4): 1-8.
  6. Kim JO et al. ResearchArticle. Preclinical and Clinical Studies Demonstrate That the Proprietary Herbal Extract DA-5512 Effectively Stimulates Hair Growth and Promotes Hair Health. Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine 2017, 1-11.
  7. The Trichological Society. Nutrition and hair health. http://www.hairscientists.org/human-hair/nutrition-and-hair-health [Accessed 1.5.17].