00

Ningún producto

Envío gratuito!transporte
0,00€

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra

Cantidad
Total

Hay 0 artículos en su carrito.Hay 1 artículo en su cesta.

Total productos:: 
Total envío:: Envío gratuito!: 
Total: 
Continuar la compraIr a la caja

¿Puede la acetil L-carnitina ayudarte a llegar a la línea de meta?

Updated on

Las farmacias y tiendas de alimentos saludables de todo el mundo están repletas de suplementos deportivos sobre los que se asegura que hacen crecer los músculos, reducen la fatiga y, en resumen, te convierten en un triatleta superhumano. Pero la pregunta es: ¿puede la acetil L-carnitina superarlos y potenciar tu rendimiento deportivo?

 

¿Por qué probar la acetil L-carnitina?

Más del 95 % de la carnitina del cuerpo se almacena en los músculos esqueléticos, lo que indica que este nutriente es muy importante para el correcto funcionamiento de los tejidos. Tu cuerpo utiliza la carnitina para transportar ácidos grasos a las mitocondrias y emplearlos como combustible. Estas fábricas de energía que están dentro de tus células realizan funciones vitales como generar energía a partir de moléculas de alimentos y expulsar desechos metabólicos como el ácido láctico. La carnitina se denomina nutriente condicionalmente esencial porque tu cuerpo, en ciertas condiciones, puede necesitar más cantidad de la que es capaz de fabricar.

El término "carnitina" es genérico y engloba una serie de compuestos. Las tres formas principales de los suplementos de carnitina son: L-carnitina, acetil L-carnitina y propionil L-carnitina. Cada forma juega un papel clave en la producción de energía, pero también se asocia a diferentes células en el cuerpo, lo que le permite ofrecer beneficios específicos para la salud.

La diferencia principal entre la acetil L-carnitina (ALC) y la L-carnitina (LC) es que la ALC tiene un grupo acetilo acoplado, lo que la convierte en una versión superior de la forma no acetilada. El grupo acetilo aumenta la solubilidad en agua de la carnitina y, por lo tanto, su biodisponibilidad, gracias a lo cual se introduce en las mitocondrias y atraviesa la barrera hematoencefálica más fácilmente. Aunque las diferencias estructurales son pequeñas, las diferencias bioquímicas y los efectos sobre el metabolismo son considerables. Los estudios comparativos sugieren que la ALC funciona mejor como suplemento dietético que la LC.

 

La ciencia detrás de los beneficios de la ACL

En los últimos años, el uso de la ALC se ha popularizado entre los atletas por la evidencia cada vez mayor procedente de estudios que sugieren que mejora la resistencia, reduce la fatiga y ayuda a la recuperación. Los resultados de los estudios muestran los siguientes beneficios:

Mejora el rendimiento deportivo

El límite al que se puede entrenar varía según la persona. Los músculos tienen diferentes puntos de ruptura según la persona. Muchas personas tienen dificultades para subir las escaleras, mientras que los competidores profesionales pueden ejercitarse durante horas antes de que se presente la fatiga. La evidencia investigativa indica que el consumo oral de carnitina proporciona el potencial para aumentar el rendimiento en ejercicios anaeróbicos, en el punto donde la demanda de oxígeno supera su suministro.

Según los resultados de un pequeño estudio clínico,  la administración de 2 gramos diarios a atletas de maratón durante 6 semanas aumentó la velocidad de carrera y disminuyó la frecuencia cardíaca y el consumo medio de oxígeno. Según otro estudio sobre el efecto de la L-carnitina en el ejercicio de sentadillas de alta repetición, 2 g de carnitina al día producen un beneficio significativo en comparación con el placebo.

Se obtuvieron mejores resultados con la administración de suplementos de carnitina en una sesión de bicicleta de 30 minutos. Después de 24 semanas tomando 4 g de carnitina al día, el rendimiento de los grupos de carnitina fue un 35 % mayor que el grupo de control y un 11 % más alto que antes de la administración de los suplementos. Otros estudios reflejan mayor captación de oxígeno y disminución del lactato plasmático al suministrar LC una hora antes del ejercicio.

Más recientemente, un estudio publicado en la revista Journal of the International Society of Sports Nutrition, comparó el rendimiento de un pequeño grupo de mujeres que tomaron un suplemento de carnitina y minerales con otras que tomaron un placebo. El grupo del suplemento de carnitina vio cómo sus tiempos en una carrera de 3 millas (4,8 km) disminuyeron de 26,5 minutos de media a 25,6 minutos.

Además, la distancia recorrida durante 25 minutos en una bicicleta estática aumentó, de 6 millas (9,6 km) al inicio del estudio a 6,5 millas (10,4 km) al final. También se observó un aumento en la prueba de pasos, de 40 a 44 pasos. En el grupo placebo no se observó ningún aumento.

Optimiza la metabolización de la energía muscular durante el ejercicio

La metabolización del combustible muscular, las reservas de carnitina y la producción de ácido láctico son factores importantes que influyen en la capacidad del cuerpo para rendir bien durante el ejercicio intenso. El ácido láctico se genera y se usa continuamente en condiciones aeróbicas.

Se sabe que la carnitina se expulsa en cantidades más elevadas durante la realización de ejercicios de alta intensidad y requiere una repleción rápida. El cuerpo puede transformar la LC en ACL y viceversa. Durante los ejercicios de alta intensidad, el cuerpo pasa de generar LC a generar ACL. Después, la reserva de carnitina libre se agota y el ácido láctico se acumula. Esto provoca un desgaste muscular que causa dificultades de coordinación muscular y de movimiento, lo que disminuye el rendimiento.

Los estudios con individuos sanos a los que se administran 2 g diarios de L-carnitina combinados con una solución de carbohidratos durante 24 semanas, muestran que el aumento de la concentración de carnitina en los músculos esqueléticos tiene un efecto profundo en el uso del combustible muscular. Durante los ejercicios de baja intensidad, el uso del glucógeno muscular se redujo a la mitad, estimulando la metabolización de las grasas, mientras que durante el ejercicio de alta intensidad la acumulación de ácido láctico se redujo sustancialmente. Los suplementos de ALC proporcionan una reserva de sustrato que influye positivamente en la metabolización del combustible muscular.

Reduce la fatiga física y mental

Los estudios con animales reflejan que la ALC puede aumentar significativamente el periodo de tiempo previo al agotamiento. En los humanos, se ha descubierto que las personas que padecen fatiga crónica tienen niveles más bajos de carnitina. La administración oral de LC provocó una mejora en 12 de los 18 pacientes que padecían el síndrome de fatiga crónica. Los investigadores informaron de que las mejoras fueron mayores entre la cuarta y octava semana de tratamiento.

Un estudio adicional con pacientes con encefalopatía hepática a los que se administró ALC mostró una reducción en la fatiga, así como una mejora de la función mitocondrial. La reducción de la fatiga física y mental también se refleja en estudios en los que participan pacientes con esclerosis múltiple y hepatitis C.

Mejora la recuperación después de ejercicios extenuantes y reduce el daño muscular

Existen varios estudios que han demostrado que la administración de suplementos de carnitina mejora la recuperación al reducir significativamente la acumulación del ácido láctico causante del dolor muscular. Además, la ALC posee propiedades antioxidantes que ayudan a proteger contra el estrés oxidativo, durante y después de los ejercicios intensos o prolongados, proporcionando protección contra el daño muscular causado por radicales libres.

 

¿CÓMO TOMAR LA ACETIL-L-CARNITINA?

Si decides tomar suplementos de ALC, la dosis recomendada oscila entre 500 mg y 2000 mg diarios.

Para ayudar a la recuperación durante los períodos de entrenamiento intenso, la mayoría de las investigaciones emplea dosis de 1 g a 2 g diarios. Se recomienda que la dosis se tome con el estómago vacío, por la mañana, al menos 15 o 20 minutos antes de comer.

Si quieres alcanzar la máxima absorción, el mejor sistema de administración en forma de suplemento son los liposomas. Altrient liposomal con acetil L-carnitina es conocido por su calidad, eficacia y pureza. Los liposomas son burbujas microscópicas rellenas de nutrientes. Además, disponen de una doble capa de fosfolípidos que protege y transporta por el cuerpo los nutrientes encapsulados hasta las células que más los necesitan.

Los estudios han demostrado que los liposomas atraviesan las barreras de absorción y evitan las restricciones de absorción celular con las que se suelen encontrar los suplementos orales estándar. Además, alcanzan una biodisponibilidad óptima.

Jacqueline Newson, licenciada con honores en Terapia Nutricional.

Bibliografía

  1. Ames BN, Cotman CW, Head E, Kuratsune H y Liu J. Comparison of the effects of L-carnitine and acetyl L-carnitine on carnitine levels, ambulatory activity and oxidative stress biomarkers in the brain of old rats.  Ann N Y Acad Sci, 1104: 2004; 1033: 117-31.
  2. Anand T y Pandareesh, doctores en medicina. Ergogenic effect of dietary L-carnitine and fat supplementation against exercise induced physical fatigue in Wistar rats. J Physiol Biochem. 2013; 10.
  3. Arnold M et al.  Effects of L-carnitine supplementation on physical performance and energy metabolism of endurance-trained athletes: a double-blind crossover field study. Eur J Appl Physiol Occup Physiol. 1996;73(5):434-9.
  4. Astuto M, Dell’Arte S, Finocchiaro G, Lo Giudice E, Malaguarnera M, Pennisi G y Pistone G. L-Carnitine in the treatment of mild or moderate hepatic encephalopathy. Dig Dis. 2003; 21(3):271-5.
  5. Bella R et al. The supplementation of acetyl-L-carnitine decreases fatigue and increases quality of life in patients with hepatitis C treated with pegylated interferon-α 2b plus ribavirin. J Interferon Cytokine Res. 2011; 31(9):653-9.
  6. Beydemir S et al. Protective role of L-carnitine supplementation against exhaustive exercise induced oxidative stress in rats. Eur J Pharmacol. 2011 ; 15;668(3):407-13.
  7. Brass EP, Hiatt WR, Regensteiner JG, Ruff L y Wolfel E.  Carnitine and acetylcarnitine metabolism during exercise in humans. Dependence on skeletal muscle metabolic state. J Clin Invest.1989; 84(4): 1167–1173.
  8. Broad EM, Maughan RJ, Galloway SD.  Effects of four weeks L-carnitine L-tartrate ingestion on substrate utilization during prolonged exercise. Int J Sport Nutr Exerc Metab. 2005; 15(6):665-79.
  9. Cerretell P y Marconi C.  L-carnitine supplementation in humans. The effects on physical performance.Int J Sports Med. 1990; 11(1):1-14.
  10. Cha YS, Kim E and Park H. Exercise training and supplementation with carnitine and antioxidants increases carnitine stores, triglyceride utilization, and endurance in exercising rats. J Nutr Sci Vitaminol (Tokio). 2004; 50(5):335-43.
  11. Constantin-Teodosiu D et al. Chronic oral ingestion of L-carnitine and carbohydrate increases muscle carnitine content and alters muscle fuel metabolism during exercise in humans. J. Physiol. 201; 589,4: 963-73.
  12. Davies MN et al. Carnitine Acetyltransferase Mitigates Metabolic Inertia and Muscle Fatigue during Exercise. Cell Metabolism, 2015; 22 (1): 65.
  13. Diehl J et al. Enhanced aerobic exercise performance in women by a combination of three mineral Chelates plus two conditionally essential nutrients. Journal of the International Society of Sports Nutrition, 2017; 14 (1).
  14. Dragani L et al. Effects of prolonged L-carnitine administration on delayed muscle pain and CK release after eccentric effort. International Journal of Sports Medicin 1996;  17, 320-324.
  15. Gayner P et al. L-carnitine L-tartrate supplementation favourably affects markers of recovery from exercise stress. American Journal of Physiology 2002; 282, E474-482.
  16. Gross CJ, Henderson LM y Savaiano DA. Uptake of L-carnitine, D-carnitine and acetyl-L-carnitine by isolated guinea-pig enterocytes. Biochim Biophys Acta. 1986; 886(3):425-433.  
  17. https://ods.od.nih.gov/News/Carnitine_Conference_Summary.aspx. [visitado el 23.01.18]
  18. Huang A, Owen K. Role of supplementary L-carnitine in exercise and exercise recovery. Med Sport Sci. 2012; 59:135-42.
  19. Karlic H y Ohninger A. Supplementation of l-carnitine in athletes: does it make sense? Nutrition2004; 20, 7-8: 709-15.
  20. Kraemer, W. J. y Volek, J. S. (2000) L-carnitine supplementation for the athlete. Anew perspective. Annals of Nutrition and Metabolism. 44, 88-89.
  21. Rebouche CJ. Kinetics, pharmacokinetics, and regulation of L-carnitine and acetyl-L-carnitine metabolism. Ann N Y Acad Sci. 2004; 1033:30-41.